El carácter fronterizo de Villena, nexo entre la Meseta y el Mediterráneo, ha tenido su reflejo directo en la gastronomía local. Así pues, nuestras recetas están claramente influenciadas por la cocina mediterránea y la manchega.

La huerta de Villena nos proporciona todo lo necesario para elaborar recetas sencillas pero exquisitas, con ingredientes de la tierra: zanahorias, espinacas, lechugas, cebada, trigo o patatas que se combinan con las mejores viandas.

PLATOS DE CUCHARA

¡Nuestras recetas son perfectas para entrar en calor! Es el caso de la gachamiga, elaborada con ingredientes tan populares como ajos,  harina, aceite y agua.

El tradicional gazpacho de Villena se cocina con pollo, conejo, robellones (níscalos), torta de gazpacho, caracoles y la característica pebrella. Se sirve acompañado de ajoaceite.

Las pelotas de relleno es otra receta que se suele preparar durante las Fiestas de Moros y Cristianos. Se trata de una mezcla de carne picada, pan, piñones y especias que se amasa hasta conseguir una forma redondeada y se cuece en caldo de cocido.

Entre los platos estrella sobresale el triguico picao, que se cocina con trigo, cerdo, pencas, alubias coloradas y nabos.

No hay que olvidar el arroz y pata, elaborado en paella, con pata de ternera hervida, garbanzos, pimiento rojo y ajo. Al hervir la pata se consigue un sabor muy característico que no deja indiferente a nadie.

TAPAS

Durante todo el año, pero especialmente en primavera y verano, es típico encontrar  deliciosas tapas para acompañar con una buena cerveza o vinos locales. Manjares como las patatas al horno, los altramuces, las habas y los caracoles chuparanderos, perfectos para ir abriendo boca.

También destaca el zarangollo una fritada que suele llevar calabacín, cebolla y tomate—, el embutido, el quesico frito con mermelada de tomate o las olivas partías. Pequeños aperitivos ideales para disfrutar rodeado de amigos o de la familia.

DULCES

Nuestra gastronomía además cuenta con apetitosas pastas tradicionales como los sequillos, los rollicos de vino, los almendraos o las toñas. Tesoros que no faltan en ninguna casa de Villena y que se pueden degustar en cualquier panadería.

Puedes probar la típica gastronomía villenense en muchos de nuestros restaurantes