En la plaza de Santiago, entre la Casa de la Cultura y la casa de los Selva, se sitúa el Palacio Municipal. Fue construido en el siglo XVI en estilo Renacentista, gracias al mecenazgo de Pedro de Medina, sacerdote de la iglesia de Santiago y tesorero de la iglesia de Cartagena. 

Inicialmente se concibió como Casa Abadía y Escuela de la iglesia de Santiago pero en 1576 fue adquirido por el Concejo de la Villa para convertirlo en la sede del Ayuntamiento, cárceles y depósito de pan.

Su ejecución se atribuye a Jacopo Torni, más conocido como “el Florentino”, quién trabajó en Murcia y Granada además de en la iglesia de Santiago de Villena. Tras su fallecimiento en 1526, Jerónimo Quijano continuó su obra. De todas sus contribuciones en el Palacio Municipal cabe destacar la portada con dos tenantes que sujetan el escudo de Villena y las ventanas de la parte derecha de la fachada.

En el interior se descubre un claustro con arcos carpaneles sobre columnas toscanas y las escaleras originales nos llevan al Salón de Sesiones decorado con pinturas murales al temple de finales del siglo XIX.

Durante el asedio sufrido por Villena en la Guerra de Sucesión, el Palacio sufrió graves daños que tuvieron que repararse en 1711, bajo la dirección del arquitecto Cosme Carrera. A él se debe la ventana barroca de la fachada.

A mediados del siglo XX se amplió la fachada en su parte superior y se restauró el patio. El Palacio Municipal de Villena fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1968.

LOCALIZACIÓN

Dirección: Plaza Santiago, 1


El Ayuntamiento es accesible para personas con movilidad reducida.

HORARIOS

Cerrado temporalmente por reforma.